Inicio¿Cómo establecer límites saludables? 5 tips que te ayudarán

Los seres humanos somos seres sociales y por ende establecemos muchos tipos de relaciones: familiares, amorosas, amistosas y hasta laborales. La idea de estas relaciones es que nos hagan crecer y aporten cosas positivas, pero no siempre sucede así, principalmente porque no sabemos establecer límites ni conocemos los límites de las otras personas, pues nunca se nos enseñó a comunicarlos de manera asertiva.

Y es que cada relación requiere también de un espacio para ser tú mismo y tomar decisiones autónomas, decisiones que no son negociables y son tomadas en busca de mantener tu bienestar y tu salud mental. Estas decisiones son las que conocemos como límites, y no son más que la manera cómo esperas ser tratado y las cosas que no estás dispuesto a aceptar. 

Por ejemplo si sales con algunos amigos y adviertes que te debes ir temprano porque al otro día debes madrugar pero ellos insisten en que te quedes, están sobrepasando tu límite y depende de ti hacerlo respetar. 

Si una persona cercana a ti está opinando mucho sobre tu cuerpo y esto no te hace sentir cómodo, es momento de establecer un límite y decirlo de manera firme pero sin ser ofensivo. 

Y así sucesivamente con todo lo que no estás dispuesto a tolerar. Existen muchos ejemplos y tú puedes pensar en los que hay en tu vida cotidiana, pero acá te daremos unos tips para establecer límites saludables:

1. Identifica tus límites con claridad: Puede sonar obvio, pero si no identificas tus límites, no sabrás cómo hacerlos respetar. Analizate muy bien e identifica cuáles son esas cosas que puedes tolerar o negociar y también las que definitivamente no estás dispuesto a tolerar.

2. Aprende a comunicar tus límites: La única manera de que los límites funcionen es que las personas que te rodean los conozcan. Por eso, cuando alguien sobrepase uno de tus límites, es importante que se lo digas de manera clara y concisa evitando dar rodeos para no generar ambigüedades, pero siempre de manera respetuosa y con un tono tranquilo.

3. No sientas culpa: Cuidar tu salud mental es necesario y ponerte como prioridad no tiene de malo. No tienes que dar explicaciones o justificar tus límites, ni sentirte mal por establecerlos. Quien quiera estar en tu vida, entenderá que hay ciertas cosas que te hacen sentir incómodo y por eso tratará de evitarlos. 

4. No todas las personas respetarán tus límites: Aunque quisiéramos que así fuera, esto no pasa, habrá quienes por ignorancia o por gusto, sobrepasen tus límites. En estos casos es importante que sepas distinguir cuándo vale la pena tener paciencia para enseñarle a la otra persona a respetar tus límites o cuando hay que cortar una relación porque no te hace bien. 

5. Respeta los límites de los demás: La reciprocidad en cualquier tipo de relación es muy necesaria, porque así como deseas que tus límites sean respetados, deberás respetar los de los demás, incluso si no los comprendes totalmente.

Y tú, ¿tienes claro cuáles son tus límites?