InicioPrimeros auxilios en casa: consejos prácticos que pueden salvar una vida

 Los primeros auxilios son fundamentales para actuar de manera rápida y eficaz. Te indicamos 4 casos que te servirán para salvar una vida.

Los primeros auxilios son fundamentales para actuar de manera rápida y eficaz contra un accidente doméstico o un ataque cardiaco. Hacerlos bien y en el momento oportuno pueden salvarnos la vida y también la de nuestra familia. Aquí te contamos algunos consejos básicos sobre primeros auxilios en casa que te servirán para mantener la calma en caso de un accidente y ayudar a tus seres queridos. 

Aunque miles de cosas pueden ocurrir, los médicos especialistas dan cuatro casos muy frecuentes donde los primeros auxilios en casa son vitales para salvar vidas.

primeros auxilios

1. Sangrado activo por una herida: en este caso lo primero que debemos hacer es lavar la herida con abundante agua y jabón. Para frenar la hemorragia debemos cubrir la herida con una gasa y un pañuelo limpios haciendo presión sobre la misma. Si la hemorragia continúa muy abundante, debemos poner más gasa encima y acudir a un centro médico. 

  • Si la persona tiene algún objeto clavado en alguna parte del cuerpo, evita retirarlo y acude a un hospital. 
  • Evita hacer torniquetes como los que se ven en las películas. Si la hemorragia es demasiado abundante y la herida muy profunda, realiza el paso 1, manteniendo a la persona lo más quieta posible y despierta, y llévela a un hospital de inmediato. 
    2. Quemaduras: cuando se presenta una quemadura, lo primero es ayudarle a la persona a retirarse del calor. Si fue por una causa eléctrica, no toques a la persona hasta que te asegures de alejarla de la fuente de electricidad que la causó. Retírale la ropa de la quemadura, excepto si está pegada a la piel, en este caso deberás llevarla a un centro médico. Enfría la quemadura con agua durante 15 minutos. 
  • No apliques cremas ni pastas, ni rompas las ampollas. Si las lesiones son muy graves o la quemadura se ve muy fea, tápala con un paño húmedo y acude a un hospital. 
    3. Ahogamiento por algún objeto o trozo de comida: esta es una de las situaciones más graves donde los primeros auxilios en casa son determinantes. Si una persona se atraganta con comida, esta empezará a toser fuertemente. Cójela por detrás rodeándola con sus brazos debajo del pecho e inclínala levemente hacia delante, impulsándola a que siga tosiendo, haz presión sobre el esternón. 
  • Si la persona deja de toser y tiene dificultades para respirar, apoye una de sus manos en el pecho y con la otra dele 5 golpes fuertes en la espalda entre los omoplatos. Si el ahogamiento continúa y la persona empieza a ponerse morada, llame inmediatamente a una ambulancia sin dejar de realizar los golpes. 
    4. Convulsiones: si una persona presenta una convulsión, lo primero que debemos hacer es ponerla de lado en el piso, apoyándole la cabeza en algo abullonado o sosteniéndola para que no se golpee el cráneo. 
  • No sujetes a la persona ni evites que haga los movimientos, no le introduzcas nada en la boca. Permanece todo el tiempo a su lado. No le des agua ni comida hasta que la persona recupere completamente la consciencia y el dominio de sí misma. 
  • Normalmente las convulsiones no duran más de 5 minutos. Si pasado este tiempo la persona sigue convulsionando, llame a una ambulancia. 

Estas son las 4 situaciones más comunes a las que nos podemos enfrentar para prestar primeros auxilios en casa. Recuerda no medicar a la persona, no aplicarle cremas, geles, ungüentos ni acudir a remedios caseros para solucionar alguna emergencia. Si los síntomas persisten o el accidente es demasiado grave, llama a una ambulancia o acude a un hospital, sin descuidar nunca al accidentado. Estos primeros auxilios pueden salvar muchas vidas.